Artesanía, un valor absoluto

La emoción de calzar una pequeña obra de arte

La escogencia de fabricación «hecha a mano» es sin ninguna duda una elección consciente y preferencial.
Es la forma en la que Luigino Verducci ha querido siempre hacer toda la producción, probablemente durante toda su vida.
Cada calzado, cada singular zapatilla de ciclismo, está hecha completamente a mano, como lo era antes, según una tradición y excelencia reconocida en todo el mundo.

Cada etapa de la producción se realiza en forma separada y con sumo cuidado, en la que cada detalle es supervisado por el ojo humano y terminado con la habilidad única de las manos de Luigino.
Las zapatillas de ciclismo de Luigino Verducci por ser el fruto de una meticulosa búsqueda de la calidad, de la belleza, se convierten en «una segunda piel» que, cuando se llevan puestas, dan una sensación única de originalidad.

Cada detalle, cada particularidad, cada acabado es parte de un trabajo artesanal.
El diseño del modelo, el corte de las capelladas, las costuras, el ensamble de la pieza final, todo se hace a mano.
Un artículo realmente distinto y con cualidades únicas que brindan a las zapatillas para ciclismo de Luigino Verducci, un reconocido e indiscutido prestigio.

Por lo tanto, la VR01 no es solamente una zapatilla, es el resultado de un trabajo cuidadoso y meticuloso que nace del deseo de destacarse y distinguirse entre los demás, que convierten en exclusivas a las personas que hacen de su pasión por el ciclismo una razón para cada vez sentirse especial, una ocasión para cada vez sentirse más feliz.

Cada zapatilla Luigino Verducci es única, original e irrepetible.